RED DE PATRIMONIO DEL MAULE es un proyecto de DOMANDO IDEAS financiado por el CNCA a través del Fondo de Intermediación 2017.

“Los productos artesanales son los producidos por artesanos, ya sea totalmente a mano, o con la ayuda de herramientas manuales o incluso de medios mecánicos, siempre que la contribución manual directa del artesano siga siendo el componente más importante del producto acabado.

 

Se producen sin limitación por lo que se refiere a la cantidad y utilizando materias primas procedentes de recursos sostenibles.

 

La naturaleza especial de los productos artesanales se basa en sus características distintivas, que pueden ser utilitarias, estéticas, artísticas, creativas, vinculadas a la cultura, decorativas, funcionales, tradicionales, simbólicas y significativas religiosa y socialmente."

Simposio UNESCO/CCI "La Artesanía y el mercado internacional: comercio y codificación aduanera" (Manila, 1997)

Una de las clasificaciones que podemos hacer de la artesanía en nuestro país nos ayuda a entender la trascendencia de este oficio 

  1. Artesaní­a tradicional indí­gena: Destacan las producciones artesanales de los pueblos aymara, atacameña, mapuche, rapanui y kawesqar. La principal caracterí­stica de estas producciones es que sus cultores pertenecen a comunidades étnico culturales.

  2. Artesaní­a tradicional con identidad local: Corresponde a producciones artesanales de larga trayectoria, que se desarrollan en distintas zonas y/o localidades del paí­s traspasado de generación en generación por más de 40 años. A modo de ejemplo: Quinchamalí­, Pilén, Hualqui, Pomaire, Rari, Chapilca, entre otros.

  3. Reproducciones arqueológicas y/o de valor histórico: Esta lí­nea de producción artesanal contemporánea, corresponde a la reproducción de piezas cuyas formas, diseños, iconografí­a y/o técnicas corresponden a réplicas. A modo de ejemplo: la artesanía diaguita.

  4. Artesaní­as locales emergentes: Producciones artesanales de origen más reciente, son iniciativas colectivas que emergen en territorios determinados y que refuerzan un sentido de pertenencia e identidad local. Por ejemplo, las bordadoras de Isla Negra y de Macul, alfareras de Puerto Ibáñez, canteros de Combarbalá, entre otros.