Oficio: Organilerro

 

 

A los 20 años debió migrar a Santiago y allá aprendió el oficio por parte de la familia de su padre. Hoy tiene dos hijos y dos nietos que mantienen la tradición organillera. Fue el abuelo Eduardo, abuelo de su padre quien aprendió y mantuvo la tradición en la familia.

Alejandro Enrique Muñoz Cáceres

  • Ventana del Bajo